Cómo arreglar los desperfectos del hogar sin esfuerzo
junio 27, 2017
Como realizar una increíble decoración infantil y juvenil
agosto 21, 2017

Cómo hacer una fiesta en casa y no destruirla en el intento

En estas épocas del año en las que todos tenemos un poco más de tiempo libre y nos apetece desviar nuestra atención de los quehaceres diarios, las rutinas y reposar el cerebro con nuestras familias y amigos, las mejores opciones siempre pasan por hacer fiestas, a ser posible en nuestra casa porque el calor de la calle es asfixiante y porque no todos tenemos un buen bronceado que lucir. La cuestión siempre es la misma y la respuesta no varía: siempre se pregunta a qué casa vamos a ir y acaba siendo la nuestra. Eso es así. Por supuesto saltan todas nuestras alarmas, ya que todos conocemos bien a nuestros parientes y allegados y es probable que nuestra casa acabe hecha un desastre ya que son una marabunta incontrolable de bebedores desaprensivos con pocas intenciones de escuchar tus sugerencias sobre dónde no poner un vaso o cómo tirar bien de la cisterna para que no acabe todo el piso inundado.
Pues bien, hay soluciones para esto. Primero debes entender que, en todo caso, vas a disfrutar mucho menos que los demás de esta fiesta porque vas a estar alerta a cada segundo. El primer paso es descalzar a tus invitados. Al hablar de fiestas en verano nadie se quejará y evitarás manchas en sillones por poner los pies encima o algo mucho peor: pisadas de bebida. Y esto nos lleva al siguiente paso, que es evitar a toda costa el derramamiento de bebidas. Para empezar sírvelas en vasos de plástico y elimina el factor limpieza de tu post fiesta. Después de ese paso fundamental, utiliza un cordel para atarlo al vaso y de ahí a la muñeca de tus invitados. Es una solución parcial, ya que puede derramarse igualmente el líquido, pero habrá muchos menos accidentes y es algo simpático que a nadie le va a molestar porque crea una serie de dinámicas muy curiosas y agradables.
Por supuesto queda el tema de los muebles. Crea un espacio lo más amplio posible, elimina mesas, sillas y demás a favor de lo justo y necesario, que serían un par de asientos, una mesa auxiliar o dos si el salón es espacioso y un camino despejado hacia el baño. Si además contamos con una terraza o un balcón mucho mejor, aunque puede traer problemas como las quejas de algún vecino o la falta de enchufes y corriente, lo cual desembocaría en el uso de alargaderas y ladrones que solamente entorpecerían el paso. Piensa en tus amigos como si fuesen borregos a los que llevar al redil, no dejes que improvisen porque cualquiera de sus movimientos va a crear el caos en cualquier momento.
Por último crea un espacio para la basura cerca de la puerta de salida. Esta bolsa o bolsas serán el depósito constante de colillas, vasos rotos, platos de plástico y restos orgánicos. Ponerlo cerca de la puerta de salida asegura que no se te va a olvidar endosárselo al último amigo que salga de tu casa, el cual podrá tirarlas de camino y te evitará una gran parte de la recogida al día siguiente.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *